Spanish Press Release

El Banco Santander y el BBVA Financian a Fabricantes de Armas Nucleares

La ICAN presenta el informe Don’t Bank on the Bomb para denunciar las inversiones en productores de armas nucleares.

5 de marzo de 2012. La Campaña Internacional para la Abolición de las Armas Nucleares, (ICAN) de la cual es miembro Fundació per la Pau, hace público hoy su informe Don’t Bank on the Bomb, sobre las entidades que invierten en empresas vinculadas con la producción de las armas nucleares. Según el informe, el Banco Santander y el BBVA financian empresas implicadas en la producción de armas nucleares norteamericanas, británicas y francesas. Los dos bancos españoles han concedido créditos o han participado en la emisión de bonos de 10 empresas extranjeras que fabrican armas nucleares o los misiles o submarinos que se usan para lanzarlas.

El estudio de 180 páginas, realizado en colaboración con la empresa de inversiones éticas Profundo, es el primer informe global sobre las inversiones en productores de armas nucleares. Identifica más de 300 instituciones financieras en 30 países que están involucradas en la financiación de productores de armas nucleares. El Banco Santander y el BBVA son los dos únicos bancos españoles que aparecen en el informe.

“Cualquier uso de armas nucleares violaría la ley internacional y tendría unas consecuencias humanitarias catastróficas. Invirtiendo en productores de armas nucleares, el Banco Santander y el BBVA están facilitando la acumulación de fuerzas nucleares. Esto socava los esfuerzos para lograr un mundo libre de armas nucleares y aumenta el riesgo de que un día, estas armas extremas de destrucción masiva vuelvan a ser usadas.” Asegura Tim Wright, el director de ICAN en Australia y coautor del informe.

Los países que poseen armas nucleares gastan la astronómica cifra de 100.000 millones de dólares cada año para mantener y modernizar sus fuerzas nucleares, según el informe. Gran parte de este trabajo lo llevan a cabo empresas como BAE Systems en Gran Bretaña, Lockheed Martin y Northrop Grumman en los Estados Unidos, Thales en Francia y Larsen & Toubro en la India. Instituciones financieras invierten en estas compañías facilitándoles préstamos y siendo propietarias de acciones y bonos.

El activista sudafricano y Premio Nobel de la Paz Desmond Tutu ha realizado el prólogo del informe. Afirma: “La desinversión fue vital en la campaña para acabar con el apartheid en Sudáfrica. Hoy, la misma táctica puede – y debe– ser utilizada para desafiar la creación más perversa del hombre: la bomba nuclear. Nadie debería sacar provecho de esta terrible industria de la muerte, que nos amenaza a todos.”